Los crculos medios del ataque de Israel a Sudn y Gaza

-: Oriente Medio,Palestina,Sudán |

Por Mehrash, PIA, Tehern-. Los ataques llevados adelante por parte del rgimen sionista el mircoles pasado, al mismo tiempo en Gaza y Sudn, llevaron a que algunos crculos polticos evaluaran la situacin como una nueva ronda de conflictos del ejrcito del rgimen usurpador contra el llamado Eje de Resistencia.

Cuando el portavoz del ejrcito de Tel Aviv anunci el jueves que desde las ltimas horas de mircoles decidi el cese del fuego contra Gaza y aceptara la mediacin del Egipto, la imagen de que se transita un punto de conflicto extendido entre el rgimen sionista y las regiones rabes se trastoc.

Israel, durante las pasadas dos semanas llev adelante ms de 40 ataques a la regin sitiada de Gaza, causando 81 muertos. Los palestinos slo reaccionaron cuando los ataques se intensificaron. El rgimen usurpador reclama que Hamas, Movimiento de Resistencia Islmica Palestina, durante los das martes y mircoles de la semana pasada ha disparado 80 cohetes a las regiones sureas de Palestina ocupada y ha herido seriamente a un militar israel.

Por otro lado, el rgimen de Tel Aviv al mismo tiempo que aceptaba el cese del fuego, atacaba una zona militar en Jartum, capital de Sudn, segn Amos Gilad, autoridad del ejrcito isarael. Noticias fiables declaran que cuatros aviones de combate israeles entre las 10 y las 12 de la noche del da mircoles se alzaron en vuelo desde un punto cercano al golfo de Aqaba para luego de sobrevolar una larga distancia atacar el complejo militar de Jartum y regresar a su base en el sur del territorio ocupado de Palestina.

A pesar de que Israel no acepta la responsabilidad del ataque, tampoco lo ha rechazado. Sin embargo el ministro de informacin sudans ha declarado que los aviones de combate pertenecen al rgimen israel.

Es posible hacer algunas reflexiones respecto a los hechos militares entre Tel Aviv, Sudn y Gaza:

1. Los recientes ataques terrestres y areos del rgimen sionista sobre Gaza se realizaron unos das despus de que Seyed Hasan Nasrallah anunciara el exitoso vuelo del avin no tripulado de Hezbol sobre la zona militar y de seguridad de Israel (el dron Ayub, producido en Irn). Este asunto que no tiene precedentes en las ltimas seis dcadas, segn Ghaleb Kandil, constituye un hecho que logra convertir posiciones ofensivas de Israel en posiciones defensivas, debilitando el prestigio sionista en su nivel interno y externo, y fortaleciendo la situacin de la resistencia. Los grupos de la Yihad en la Franja de Gaza de conjunto brindaron su apoyo a la actuacin de Hezbol. Batallones de Muyahidines evaluaron el vuelo del avin no tripulado “Ayub” sobre las zonas de seguridad y militares del rgimen sionista como la causa del cambio de ecuacin de seguridad en detrimento de Israel. El asalto de Israel a una regin que desde 2007 afronta un bloqueo de alimentos, medicamentos y otros elementos de necesidades bsicas representa la reaccin de un poder debilitado contra un poder que no cede y se fortalece.

El rgimen israel ha elegido dos crculos relativamente dbiles como blanco de su reaccin: Gaza y Sudn. El rgimen sionista con Netanyahu a la cabeza orden a su ejrcito que determinadamente suministrara seguridad a la regin ocupada del sur. Amos Gilad declar que Israel no ceder ante la resistencia de Palestina y declar: “Israel nunca realiz ni realizar ningn acuerdo con Hamas. Sin embargo, al mismo tiempo que Gilad realizaba estas declaraciones, otro portavoz de Israel anunciaba un acuerdo informal de Israel y Hamas con la intermediacin de Egipto. Por lo tanto, puede decirse que la actitud de Tel Aviv durante las dos semanas recientes hacia Sudn y Gaza fue lo nico que las fuerzas militares israeles podan hacer para demostrar su poder.

2. El ataque sobre Sudn representa un escenario ms complicado que el ataque a Gaza dado que los aviones de combate israeles deben atravesar el espacio areo de otros pases rabes para llegar a Sudn: Egipto y Arabia Saudita. El Cairo ha desmentido que los aviones de Israel atravesaron su espacio areo. Riyadh se mantiene en silencio. La coordinacin entre el rgimen sionista y Al Saud se torna en hiptesis ms fuerte si se tienen en cuenta las relaciones agresivas de Arabia Saudita con los grupos de Yihad palestinos y la enemistad de Al Saud y el gobierno de Sudn. Algunas noticias publicadas confirmaran esta probabilidad. Una de esas noticias expone que 4 aviones de combate del ejrcito israel, luego de despegar de sus bases en el sur de Palestina ocupada, han sido vistos en el golfo de Aqaba que conecta Arabia Saudita con Palestina.

En esta nueva ocasin, luego de las guerras de los 33 das de Israel contra Lbano y Hezbol en 2006, y luego de la guerra de los 22 das de Israel contra Hamas y el pueblo palestino, estamos ante un nuevo acuerdo entre Tel Aviv y Riyadh contra un pas islmico. La combinacin entre el rgimen sionista y el rgimen wahab tambin se ha expresado ms recientemente en los vigentes conflictos de Siria y el Lbano.

3. Ante esta actitud de Israel hacia Gaza y Sudn, y el silencio de los medios de comunicacin del mundo islmico y el mundo rabe, la Liga rabe slo ha empleado palabras dbiles sin mencionar el rgimen sionista el nico acusado- diciendo que estos ataques merecen una investigacin. La Liga rabe, cuando ocurri la masacre de mujeres y nios en el pueblo de Al Holay en Siria, acus al gobierno de Damasco como factor decisivo en el suceso aunque existan seales evidentes que exculpaban al Ejrcito Sirio. Esta nueva y dbil reaccin de la Liga rabe, que ya ha generado muchas frustraciones en el mundo rabe y que ha sido ridiculizada, demuestra que las autoridades rabes y su Liga han perdido entidad. Tal como algunas autoridades occidentales han declarado, los rabes pronto girarn su apoyo definitivamente hacia los estados que respalde su identidad y existencia.

4. El ltimo asalto del rgimen sionista a Gaza y Sudn ha sido detenido con la moderacin del nuevo gobierno egipcio. Sin embargo cabe destacarse que los ataques terrestres y areos contra los habitantes indefensos de Gaza y Sudn se dieron al mismo tiempo que el nuevo gobierno de Egipto enviaba a Atef Salem Al-Ahl a Tel Aviv como nuevo embajador del Egipto, y Mohamad Mursi reclamaba por los derechos de los palestinos y especialmente los habitantes de la bloqueada Franja de Gaza. Israel por su parte, en este marco, resolvi atacar Gaza para demostrar que los que deben rendirse son los rabes y sus gobiernos y no Israel. As, puede decirse que si en el pasado los ataques del rgimen usurpador de Israel fueron contra los palestinos, esta vez han sido contra los pases rabes. La intervencin de Egipto ha sido cuestionada, dado que ha dado lugar para que Israel evada las consecuencias del ataque a Gaza y Sudn. La mediacin de Egipto a permitido que Israel no pagara el costo de su agresin.

Las declaraciones del Gilad mostraron que el ejrcito israel no ha dado ninguna garanta a los palestinos y egipcios, dejando en claro que cuando sea necesario realizarn un nuevo ataque. Mientras tanto, los egipcios se presentan como “mediadores” a pesar de que la Hermandad Musulmana (Ikhwan al Muslimin) expresa que Egipto es un aliado de Hamas en Gaza. Al parecer, los Ikhwanes, despus de obtener el poder en Egipto se enfrentan con una complicada paradoja sin poder mantener su identidad en la ecuacin “supervivencia identidad”.

El silencio de las autoridades de Ikhwan ante el envo del nuevo embajador (quien fuera funcionario del gobierno de Mubarak en el consulado de los estados), el silencio ante el ataque del rgimen sionista a Sudn y el silencio ante el asalto militar de Tel Aviv contra Gaza muestra que la Hermandad prefiere la supervivencia antes que la identidad, aunque la persistencia de cada pas o grupo dependa de su identidad.

5. El ataque del rgimen sionista sobre Gaza y Sudn permanece oculto en un marco donde los crculos polticos y militares a nivel regional y mundial debaten en torno a un posible ataque de Israel sobre Irn. Sin embargo, esa intencin de invadir Irn parece haber sido reemplazada por un ataque a Gaza y Jartum, exponiendo que Israel no tiene el poder suficiente para atacar a Irn (ni a Hezbol en Lbano).

Publicaciones relacionadas

Archivo