Un sepulcro para la ONU? Obama presidir el Consejo de Seguridad

-: 69 Asamblea ONU,Destacados |
FacebookEmailPrintShare

Barack Obama, Ban Ki-moonPor Facundo Escobar, PIA.- Este 24 de septiembre, el jefe imperial, el presidente Obama, presidir el Consejo de Seguridad. Es un hecho sin precedentes. Busca recuperar influencia y capacidad de maniobra? O busca darle a la ONU, convaleciente, su golpe de gracia?

Existen cinco sillones permanentes en el Consejo de Seguridad (CS): Francia, Rusia, China, Reino Unido y Estados Unidos. Son los sillones asignados para los mismos pases que fueron ncleo del nacimiento de la Organizacin de Naciones Unidas. Son los pases que estuvieron al frente del triunfo sobre el eje Tokyo-Roma-Berln al final de lo que muchos autores llaman la guerra de los 30 aos, que tuvo a la Segunda Guerra Mundial o la Gran Guerra Patritica (segn la URSS), como corolario.

En pocos das, ser el turno de EEUU para ocupar la presidencia rotativa del CS. Quince son los asientos del CS, lugar donde se toman las decisiones ms importantes dentro de la ONU. Los pases que ocupan los cinco sillones permanentes tienen capacidad de veto. El resto, solo puede votar. En las sesiones, se emiten resoluciones que llevan consigo cursos de accin concretos, prcticamente las nicas resoluciones de la ONU que son virtualmente vinculantes. El CS es el nico cuerpo internacional que puede declarar formalmente la guerra y la paz dentro del sistema de naciones de la ONU. Presidir ese cuerpo permite pautar la agenda y liderar las reuniones. Formalmente, Susan Rice (embajadora de EEUU para la ONU) debera ocupar ese lugar en los prximos das. No ser as. Este 24 de septiembre Barack Hussein Obama ocupar su lugar, en lo que significar un hito de consagracin para la prepotencia imperial.

Obama dar su discurso ante la Asamblea General ese mismo da por la maana, para pocas horas despus presidir una sesin especial del CS donde se discutir en torno a la llamada guerra contra el terrorismo, agenda fundamentada hoy en la situacin de Irak y Siria, y por la figura del Estado Islmico o Daesh, vendida a la opinin pblica internacional como una organizacin que busca instalar un califato en la regin y destruir occidente, pero desde donde nadie se pregunta cmo surgi, de donde salieron sus armas, de dnde sus capacidades.

EEUU se ha topado con grandes escollos en el CS durante los ltimos aos. Principalmente Siria. Rusia y China, a diferencia de las posturas-votos que tomaron ante la avanzada imperial sobre Libia -donde se termin avalando una invasin militar por parte de la OTAN que termin en la caotizacin absoluta del pas-; con respecto a Siria, vetaron sistemticamente toda resolucin que intentaba dar va libre para reproducir ese mecanismo de agresin. Esta situacin, en el marco de un rechazo masivo a escala global de un nuevo ataque directo por parte de EEUU sobre otro pas-pueblo, la negativa poltico-diplomtica de gran cantidad de pases en todo el mundo, las victorias militares del Eje de la Resistencia con la participacin directa de combatientes de Hezbollah en territorio sirio, el accionar poltico de Irn en la regin, y el despliegue militar ruso, configuraron un escenario novedoso, auspicioso par los pueblos: EEUU encontr un freno.

Aunque el Imperio siempre ha mostrado que su brutalidad no requiere pedir permiso, aun as, parece necesitar algn viso de legitimidad o justificacin para la violacin de la ley internacional y las atrocidades que lleva adelante. Por eso, dentro de la estrategia ofensiva de EEUU (transparentada con el discurso de Obama del 10 de septiembre pasado) la potencia imperial tambin parece tener sus planes para el sistema poltico-diplomtico de la comunidad internacional. Y eso parece ser buscar su definitiva deslegitimacin, provocar su implosin, su devastacin. De lo contrario, si imaginamos que EEUU busca en el CS viabilizar por ejemplo no la ofensiva unilateral contra EI o Daesh, sino el avance contra la Repblica rabe de Siria (objetivo detrs de la aparente lucha contra las organizaciones terroristas takfires que operan en Irak y una parte de Siria), tendramos que asumir que podr torcer el brazo de China y Rusia. Muy difcil.

Por eso, el prximo 24 de septiembre, EEUU parece mas bien buscar el sepulcro del CS (y de la ONU) antes que su renovacin o reforma. Esto implicara borrar cualquier idea remanente de democracia, representatividad, legalidad y dignidad para ese organismo internacional.

Porque a la par, hay que decir que en lo realmente concreto, la estrategia poltico-militar de EEUU y sus aliados no reposa en los avales ni en la lgica de la ONU ni del CS. El Imperio viene llevando adelante su estrategia de forma unilateral, conformando coaliciones visibles o subterrneas, legitimadas en resonantes encuentros internacionales con figuras de primera lnea o impulsadas por la prepotencia que todava los avala, e incluso con otras organizaciones internacionales, independientes de la ONU, como la OTAN, que segn ha quedado sobradamente demostrado, ha evolucionado de un declarado objetivo de defensa del mundo occidental ante el avance del comunismo, pasando por la defensa de los derechos humanos, las acciones humanitarias y el sostenimiento de la estabilidad de Europa, para llegar a la actual guerra contra el terrorismo internacional. Tal como propuso Eric Housez varios aos atrs, la OTAN ha ido adquiriendo la fisonoma de un poder supranacional, va expandiendo sus objetivos, crecen sus integrantes, sus capacidades, incumbencias, su rea de influencia y sus campos de accin.

La OTAN parece ser slo una parte del nuevo esquema al que el Imperio va dando forma para otorgar marco a sus estrategias globales. Obama tomando la presidencia del CS por asalto dar un paso decisivo para buscar oficialmente la ruptura del sistema de naciones nacido en la pos segunda guerra mundial. Y a la vez, sera el primer paso declarado en el avance hacia otra nueva estructura global en gestacin, donde EEUU tendra un lugar y rol indiscutido, donde su patronazgo no sera puesto en cuestin, donde no necesitara ya tener que rendir cuentas ante los pases que hoy componen la ONU, sino solo marchar con aquellos pases que asuman su rol de aliados, vasallos o dominados.

Pero todava resuenan con fuerza las palabras del Comandante Hugo Chvez, esgrimidas 9 aos atrs en ese mismo atril donde en pocos das hablar Obama, ante la Asamblea General de la ONU. All Chvez indic, en un discurso histrico, con la invasin imperial a Irak de 2003 en pleno desarrollo, que las Naciones Unidas ha agotado su modelo. El siglo XXI reclama cambios profundos que slo son posibles con una refundacin de esta organizacin. Por esos aos Nuestra Amrica comenzaba a consolidar el camino de la integracin de los pueblos, que ir desde el ALBA, hacia la UNASUR y CELAC como ejemplos de nueva diplomacia viable, necesaria, posible y digna.

Mientras no se avance en ese sentido, la ONU seguir siendo un escenario que tendr que ver cada vez menos con la vida de los pueblos, y seguir estando sometida al debilitamiento impuesto por la jefatura del Imperio, al punto de que su aniquilacin potencial podra comenzar a tomar cuerpo.

Facundo Escobar es Antroplogo, docente en la ctedra Relaciones Internacionales y Comunicacin (II) de la Facultad de Periodismo y Comunicacin Social – UNLP, parte del equipo PIA e integrante de la Direccin Nacional del MPR Quebracho de Argentina.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Publicaciones relacionadas

Archivo

holá